¿Cómo elegir tu vibrador o tu consolador?

 

En muchos casos, cuando uno se decide a comprar su primer juguete erótico lo primero que se suelen preguntar es qué diferencia hay entre un consolador o dildo y un vibrador. En general, podemos decir que los consoladores son todos aquellos juguetes que pueden ser usados para penetración anal o vaginal. Con vibrador nos referimos a todo aquel juguete que (sí, lo has adivinado) vibra.

Es verdad que dentro de los vibradores nos encontramos con juguetes que pueden ser utilizados para la penetración, pero también otros tantos que su diseño nos ayuda a estimular otras zonas erógenas de nuestro cuerpo sin poder usarlos para la penetración.

Sin embargo, hecha esta primera división (con vibración o sin vibración) el sector de los juguetes eróticos es tan amplio que, sobre todo si es tu primer juguete, te hará preguntarte cuál elegir. Estos son nuestros consejos para que escojas el juguete sexual que más vaya a hacerte disfrutar:

¿Qué quieres estimular?

Si lo que buscas es un juguete para la penetración, tanto un consolador como muchos vibradores te servirán. Sin embargo, si buscas un juguete para estimular la zona del clítoris o de los pezones, por ejemplo, quizás sea mejor elegir un vibrador.

Una bala vibradora, un huevo vibrador o un masajeador de clítoris serán buenas opciones en este segundo caso. Si lo que quieres es usarlo con tu pareja, hay vibradores que puedes utilizar mientras mantenéis relaciones sexuales, como el anillo vibrador, que se coloca en el pene y estimula a ambos durante la penetración, o un vibrador para parejas que se coloca en la vagina y estimula clítoris y punto G mientras aumenta la sensibilidad en él durante la penetración. Los más conocidos son los de We Vibe o los de LELO.

En cuanto a los usados para la penetración, elige si sólo quieres estimular la zona vaginal, anal o varias a la vez. Por ejemplo, los vibradores rabbit o conejo estimulan la zona vaginal y el clítoris a la vez y los consoladores dobles pueden servirnos para penetraciones anales y vaginales a la vez.

Tamaño

Si has decidido que quieres un juguete para usarlo para la penetración, el siguiente punto es elegir su tamaño. En este punto tenemos que mirar la longitud insertable pero, también (y casi más importante) su diámetro.

Por ejemplo, si queremos iniciarnos en el juego anal, necesitaremos un consolador anal delgado. Si, por el contrario, queremos un consolador grande deberemos buscar entre los juguetes que tengan como mínimo 5 o 6 cm de diámetro.

En cuanto a su longitud, la variedad es enorme así que elige qué medidas quieres más o menos y a buscar ;)

 

Apariencia

A la hora de buscar un juguete erótico la apariencia también es muy importante. Muchos hombres y mujeres buscan que sea lo más real posible. Si estás buscando un juguete erótico con forma de pene, los vibradores y consoladores realísticos son los tuyos.

Por el contrario, otros prefieres que su juguete sea más discreto. En este caso, los de diseño ofrecen un amplio catálogo en cuanto a formas y colores para quienes no desean un juguete con forma real.

Materiales

Por último, el material es otro de los aspectos clave que debes tener en cuenta. El material utilizado influirá en la firmeza, la comodidad, la limpieza, durabilidad, calidad y, claro, en el precio. Los materiales más usados son ABS, vinilo, gelatina, silicona, metal, vidrio o cerámica.